Neoplasticismo

Aunque en una visita a Madrid lo natural es centrarse en los Edificios Históricos del Centro (Austrias, Carlos III, etc.) en ocasiones se pasan por alto otras obras de primer nivel aunque no tan evidentes.
 

En particular es posible contemplar varias creaciones en pintura, escultura o arquitectura que se inspiran en el Neoplasticismo Holandés, especialmente en la zona Norte.

 

Aunque surgido en Holanda a principios del siglo XX durante el contexto histórico de las Vanguardias, se pueden ver obras del estilo ideado por Mondrian a lo largo de la Capital, teniendo impacto directo a día de hoy en el diseño de firmas tan prestigiosas como Tommy Highfiger, Dior o L’Oreal.

Dior 143il27Dior, Arturo Berned

 

Hacemos nuestra propuesta sobre dónde encontrarlas, qué ver exactamente y cómo explicarlas en esta ruta por el Neoplasticismo de Madrid.

 

Pero, ¿qué es el Neoplasticismo?

El Neoplasticismo surge en Holanda durante el periodo de entre guerras, hace casi un siglo. Fue ideado y desarrollado por Piet Mondrian, en pintura, y por Von Doesburg, orientándolo a la arquitectura.

 

La filosofía del Neoplasticismo consiste en la reducción de todo objeto o escena a sus formas más elementales: líneas rectas, verticales y horizontales, y lo mismo respecto a los colores: el rojo, el azul, el amarillo, blancos y negros.

 

Tampoco emplea en el campo de la pintura el uso de imágenes en perspectiva o en tres dimensiones ya que, en palabras de Mondrian, no tiene sentido tratar de representar un objeto tridimensional en una superficie como es un lienzo. Se trataba de encontrar la naturaleza y lo real de los objetos cotidianos, eliminando lo superfluo, y buscando la armonía y el equilibrio (pese a que todas las obras son asimétricas) a través de patrones matemáticos.

 

Ahora que es el centenario del inicio de la I Guerra Mundial, el Neoplasticismo, en ese contexto histórico, surge para encontrar una respuesta racional a los problemas, como protesta tras la tragedia.

 

Aunque para ojos profanos en su expresión pictórica pueda parecer sencillo y, al tratarse de líneas rectas y colores sin mérito alguno, esconde como vemos a continuación una potente filosofía y técnica detrás.

Piet_Mondriaan

Piet Mondrian

Museo Thyssen-Bornemisza

 

Empezamos la ruta con esta primera parada en el mismo inicio del Estilo (Sitjn como también se le llama en holandés al Neoplasticismo) aprovechando que estamos en Madrid, la mejor pinacoteca.

En el Museo Thyssen-Bornemisza podemos encontrarnos dos cuadros de este estilo pintados por su creador: Piet Mondrian (New York City 3, Composición de Colores). piet-mondrian-ny

New York City 3

PietMondrian-CompositionN_1withRedandBlue

Composición Nº 1 en Rojo y Azul

 

Como decíamos, en su versión pictórica, el neoplasticismo puede ser difícil de entender. Pero sólo hay que comparar el antes y el después de su influencia en el diseño y el criterio estético:
caja1 Imagen1

caja2jpg Imagen 2

 

Con anterioridad, lo decorativo y bello era la imagen 1, y sigue siéndolo, pero claramente de otra manera.

 

Tras el neoplasticismo se abrieron nuevas posibilidades estéticas y de diseño que ahora nos resultan tan cotidianas como los muebles de Ikea.

 

Supuso, junto con las otras Vanguardias abstractas (cubismo, futurismo, suprematismo ruso) una nueva forma de interpretar la realidad y de comunicarla.

 

En el Thyssen podremos ver también la evolución del Neoplasticismo hacia la diagonal, lo que supuso una violenta discusión entre Mondrian y von Doesburg, el cofundador y autor del paso a la diagonal, y que llevó a la ruptura del grupo original. Era un asunto serio: el empleo de la Diagonal por von Doesburg implicaba reconocer que también se incluía entre las formas elementales en la Naturaleza.

theo-van-doesburg

Construcción espaciotemporal II, von Doesburg

Aunque también pintor, la principal disciplina de von Doesburg era la Arquitectura, y en sus principios hay que basarse para entender el resto de obras que ha inspirado.

220px-Theo_van_Doesburg_in_military_service

Von Doesburg

Poblado Dirigido de Canillas

Entrando ya en el terreno de la Arquitectura, El Poblado Dirigido de Canillas, eje central de este Barrio de Madrid, con su Iglesia triangular de Nuestra Señora del Tránsito, le valieron a Luis Cubillo de Arteaga el premio del Ministerio de la Vivienda y la Ordenanza al Mérito Civil. iglesiatransito

Iglesia de Nuestra Señora del Tránsito. Fundación COAM.

El Poblado Dirigido de Canillas se comenzó en 1957 con el objetivo de absorber el éxodo rural que estaba llegando a Madrid una vez finalizado el periodo de Posguerra. Se caracterizó por permitir la autoconstrucción a los futuros habitantes, a cambio de ahorrarse la entrada a la vivienda, y fue inspirado por el estilo Neoplasticista. Poblado_dirigido_Canillas13.jpgPoblado_dirigido_Canillas1

Vista del Poblado Dirigido de Canillas-Gomeznarro. Fundación COAM.

En las viviendas construidas por Cubillo podemos observar todos los elementos propios de la Arquitectura: Se analizan las necesidades tanto materiales como los requisitos para llevar a cabo el proyecto encomendado: viviendas de bajo coste, en un suelo en pendiente y buscando el aprovechamiento energético y la iluminación. De ahí la orientación Sur, los materiales sencillos (ladrillo), la construcción de terrazos para evitar el desnivel…

Observamos la síntesis, las formas prácticas, en la buena distribución del plano de las viviendas, que incluyen lo esencial, que es todo. La organización de los bloques de vivienda están realizados siguiendo cuadrículas: tres paredes maestras muy largas y longitudinales paralelas y de manera perpendicular aparecen los otros muros separadores, todos ellos derribables, logrando así cumplir con la ausencia de limitadores en buena parte y lograr espacios diáfanos. Poblado_dirigido_Canillas

Vista área del Poblado Dirigido de Canillas-Gomeznarro. Fundación COAM.

La entrada del exterior hacia la vivienda es un hecho, a través del planteamiento de grandes terrazas que intentan traer la vida exterior al interior de la vivienda, con amplias balconadas volcadas hacia fuera, hacia la calle, permitiendo a los vecinos el observar fácilmente desde el interior el exterior, fomentando los encuentros casuales entre ellos y lo que los ingleses llaman gossip groups.

El color, actualmente juega con los tonos grises, sencillos. Tras 60 años, poco queda del Poblado original de Cubillo con aires de aldea danesa, tras las sucesivas reformas realizadas, alejándose ya de la comparación con un cuadro de Magritte que le hicieron en su día.

lcubillo2

Luis Cubillo de Arteaga

Aun así representa un uso genial y una interpretación del Estilo en Arquitectura y Urbanismo como solución sencilla para resolver un problema.

 

Edificio El Mirador

El Edificio el Mirador es el más representativo del Barrio de Sanchinarro y un icono de Madrid, estando ubicando también en Hortaleza. Fue llevado a cabo por la firma de arquitectura holandesa MVRDV en colaboración con la arquitecta madrileña Blanca Lleó.

Edificio_Mirador_(Madrid)_01

Wikicommons

Se finalizó en el año 2005 y suma una bella figura al nuevo Skyline proyectado en el Norte de la Capital. Destaca, a una primera vista, por sus colosales proporciones (63,4 metros, 21 plantas, 156 apartamentos, 23000 metros cuadrados construidos) y por su hueco central.

El concepto consiste, de hecho, en el levantamiento de nueve barrios verticales, un homenaje a la Manzana de Cerdá, diferenciados mediante distintos bloques de construcción destacados por sus diferentes tonalidades y alicatados, alrededor del hueco central del edificio. mirador google1

Google Earth

Cada barrio vertical dispone de viviendas de tipos diferentes, e incluso dentro de cada barrio, podemos llegar a encontrar hasta 35 plantas distintas. De nuevo aquí observamos la antisimetría, pero armónica y organizada. Mirador_Building_Madrid

Wikicommons

Recibe el nombre de El Mirador por su característico hueco central, desde el que se observa la Sierra de Guadarrama. A una altura de 36,85 metros del suelo y con una superficie de 580 metros cuadrados, forma un agradable jardín negro en el centro del Edificio. Se sustenta con una única viga de acero de 210 toneladas. Debido a este hecho algunos lo llaman el Edificio Bin Laden ya que si un avión tratara de embestirlo lo atravesaría por el hueco, según la imaginación popular. 120px-Hortaleza-Edificio_Mirador03Frontal

Wikicommons

Originalmente se previó acceder al mismo mediante una escalera mecánica desde la calle, pero finalmente fue descartado por razones de presupuesto.

 

Aunque quizás alejado de la filosofía economicista del Neoplasticismo el Edificio

El Mirador se inspira en este estilo a través su armonía geométrica, con ángulos rectos, líneas verticales y horizontales, diversas distribuciones, logrando un orden en la variedad. Tambien por el empleo de colores sencillos y básicos: los negros, blancos y grises para las áreas residenciales y rojos para las de paso. 90px-Edificio_Mirador_(Madrid)_06 120px-Edificio_Mirador_(Madrid)_10 120px-Hortaleza-Edificio_Mirador04-front-closeup

Elementos de paso, en rojo, y detalle de la fachada.

El proyecto fue expuesto en el MOMA de Nueva York y es Premio de Arquitectura del Ayuntamiento de Madrid.

 

Obra de Arturo Berned

 

El que probablemente sea uno de los mejores escultores Neoplasticistas en España, el célebre escultor y arquitecto Arturo Berned, madrileño, tiene su Estudio (visitable) igualmente en el Barrio de Palomas, también en Hortaleza.
Comenzó en una primera etapa centrado en la Arquitectura durante la cuál participó en destacadas Obras de Madrid como la Ciudad Deportiva del Real Madrid, la ampliación del Santiago Bernabéu, la Terminal T-4 del Adolfo Suárez-Barajas o la sede del Grupo Telefónica Distrito T.

 

Es a partir de 2003 cuando se dedica en exclusiva a la escultura. De clara influencia Neoplasticista, su Obra, la mayoría llevada a cabo en acero, se basa en el doblado de “cintas” y planos que recorren el espacio formando ángulos o diagonales de forma armónica, en unas ocasiones abiertas, en otras, sin principio ni fin.

 

Cinta I 98c113

vacío2

El escultor, empleando el acerco como herramienta, busca la estética racionalizando el espacio mediante patrones matemáticos para conseguir transmitir una sensación. Extrae la esencia de un gesto o de un comportamiento social, elimina lo superfluo, busca y encuentra, transformándola en Matemática, en orden, y lo plasma en lo que antes era vacío consiguiendo hacernos llegar lo fundamental de la escena inicial.

 

Podemos verlo en sus esculturas de El Soldado, donde se muestra a un hombre haciendo guardia. Se simplifica el tronco, ya que no nos aporta más expresión que su propia verticalidad y sostén de lo que en realidad es el generador de la sensación que nos interesa: el rostro. Mediante líneas horizontales nos transmite su resignación, la falta de emoción, la necesaria pasividad contenida, firmeza. De algún modo los hierros parecen mirar al espectador.

Soldado 69c424

 

En La Bailarina, la enorme estructura de acero se apoya en tan sólo tres puntos, y nos transmite la gracilidad y efecto de giro de una mujer dispuesta a dar el siguiente paso de baile. Aquí, las líneas diagonales, nos trasladan el dinamismo y la percepción de que al segundo siguiente la escultura se va a mover. Una cinta superior simboliza la posición de la mano, una segunda la pierna … De nuevo, capta una postura, extrae lo esencial y cubre el espacio con sus patrones matemáticos, situándonos ante el paso de baile de manera exacta.

Bailarina 101i189

La serie de esculturas para la Exposición de Japón (ha sido uno de los artistas que representan a España en la conmemoración del cuarto centenario de las relaciones diplomáticas entre ambos países) representan, siempre, a dos personas. Aquí el autor se centra en el hecho social y las relaciones entre seres humanos dentro de la cultura japonesa. Siempre en pareja, las estatuas parecen interactuar entre ellas, creando tensiones y espacios en diferentes posiciones.

japon22

japon12

En las esculturas de Berned, si observamos atentamente, podemos apreciar que la relación entre las secciones y giros corresponde al Número Áureo y a la Serie de Fibonacci. Este número, al que en el Renacimiento lo trataron de “Divino” debido a que aparece en la Naturaleza con frecuencia cuando ésta se comporta de forma armónica (en las espirales de una caracola o de un girasol, la disposición de los pétalos de una flor o de las hojas de un árbol) era ya empleado en la Arquitectura y Arte en la Grecia Clásica o en el célebre dibujo de Leonardo da Vinci “El Hombre de Vitruvio”, donde el genio toscano nos mostraba como este número aparecía también en el mismo Ser Humano para dotarlo de belleza y armonía.

 

Berned logra por medio de la escultura una brillante fusión entre el racionalismo matemático y la estética plástica, domesticando el acero.

 

Obra de Pablo Roig
Con una interesante interpretación del Neoplasticismo y de vuelta en el terreno de la pintura, encontramos al artista madrileño Pablo Roig. Empleando las reglas de sólo blancos, negros, grises, líneas verticales y horizontales consigue comunicar la mezcla de caos y orden de las ciudades. En su serie Tejidos Secuenciales logra, por un lado, combinar la armonía inherente al neoplasticismo (cuadrados) con una sensación de desorden en la colocación de los mismos similar a cuando se observa un mapa urbano desde el aire. Al mismo tiempo, los grises fríos, contrastan con el aspecto dinámico que provoca la diversidad de tamaños, formas y la disposición en general de las figuras. Tono 0.1 120x100 Técnica mixta sobre lienzo. Año 2011 A su vez fusiona los principales medios de expresión del Neoplasticismo: la pintura y la arquitectura, el urbanismo. Los tonos grises logran a su vez un aire de fotografía antigua. Tono 0  100x120 Técnica mixta sobre lienzo. Año 2011
El espectador observa una ciudad, un barrio, a vista de pájaro.
Desde los inicios de esta Vanguardia que podemos observar en el Museo Thyssen, somos capaces de seguir la evolución y las diferentes interpretaciones que artistas madrileños han ido haciendo del Neoplasticismo a lo largo de la Capital y principalmente en Hortaleza, destacándose en distintas disciplinas artísticas.
Así pues es posible pasear por el Poblado Dirigido de Canillas, llevado a cabo en la Posguerra (y muchas de las casas aledañas inspiradas en este estilo en el Barrio de Portugalete) o subir hasta el Norte de Madrid a contemplar el Edificio El Mirador, para continuar acercándonos al Edificio Cáser o el Estudio de Arturo Berned donde podemos ver la obra del autor. Terminaríamos nuestro recorrido, disfrutando de las Series del pintor madrileño Pablo Roig.

Aquí tienes un Mapa para hacerte una idea de la Ruta:
Ver Neoplasticismo en un mapa más grande

Fuentes fotográficas

Edificio El Mirador: Wikicommons, Youtube, Google Earth

Obra de Arturo Berned: Estudio Berned

Obra de Pablo Roig: Su blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *